facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

La mercantilización del aguacate criollo

Agricultura Colombia

Con extracción de aceite productores de aguacate criollo reducirían pérdidas. Para evitar las pérdidas económicas, que ya ascienden a 800 millones de pesos en lo que va del año, agricultores de la región Montes de María están extrayendo y comercializando el aceite de aguacate. 

La falta de tecnificación y los problemas en el deterioro de las vías, son algunas de las razones que dificultan la mercantilización del aguacate criollo que se cultiva en Montes de María, reconocido por su excelente calidad, genética fisiológica y sanitaria.

Según Senén Arias Aragón, de la Asociación de Productores de Aguacate Tecnificado de los Montes de María (ASPROATEMON), durante la primera cosecha del año se perdieron cerca de 4 millones de aguacates, lo que equivales a 800 millones de pesos, debido al mal estado de las vías terciarias.

A dicha problemática se suma la muerte de millones de árboles por la plaga de la Phytophthora, que daña las plantas desde el cogollo hasta la raíz.
El desalentador panorama motivó la investigación de Angie Tatiana Robayo, magíster en Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), quien trabajó en la extracción de aceite de aguacate, que, por sus cualidades nutricionales, podría ser un excelente sustituto del aceite de oliva.
La investigadora señala que los aguacates criollos tienen una mayor cantidad de ácidos grasos saturados con respecto al aguacate Hass, lo que permite no se oxiden tan fácil a altas temperaturas. “Entonces al ser más estables pueden ser utilizados para sofreír alimentos o para productos cosméticos”, comenta.

Identificando el potencial de aguacate criollo
Antes de realizar el proceso de extracción identificó las diferentes variedades de aguacates que se producen en la región y elaboró una descripción morfológica del fruto. Luego analizó proteínas, grasas, humedad, minerales y carbohidratos.
Después, caracterizó la grasa obtenida de la pulpa para examinar el contenido de ácidos grasos. Estos se dividen en tres grupos según su grado de insaturación: saturados, monoinsaturados, principalmente omega 9, poliinsaturados, que son omega 3 y 6, y fitoesteroles, metabolitos secundarios de carácter lipofílico, los cuales ayudan a absorber vitaminas liposolubles, antioxidantes y regulan los niveles de colesterol.

De hecho, por ejemplo, como “se sabe que como el aguacate es rico en fitoesteroles, estos son muy utilizados en el tratamiento de la artrosis, debido a que tienen actividad inflamatoria”, menciona la magíster.
Otra parte del estudio consistió en sacar la pulpa de aguacate y homogenizarla con agua, de manera que se obtenga una mezcla de tres partes de agua por una parte de pulpa. Luego, esta mezcla se somete a un prensado en caliente, que no supera una temperatura de 60° C, o en frio, a temperatura ambiente.

De este proceso se obtiene una mezcla de aceite con agua, que por diferencia de densidades se separaran. Luego el aceite se envasa en recipientes de vidrio oscuro, ya que de esta manera se evita que se oxide más rápido.
La investigadora, quien contó con el apoyo de la Red Nacional para la Bioprospección de frutas tropicales, que fue financiada por Colciencias, adelantó su estudio en el Laboratorio de Productos Naturales Vegetales del Departamento de Química y trabajó con productores de ASPROATEMON.

Suscribase Newsletter semanal inocuidad

ING  

    PAN 

|