facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Los huevos, las festividades de primavera y las intoxicaciones alimentarias

Consumidor Final Latinoamérica

Hace siglos que el huevo es un alimento considerado como símbolo de una nueva vida y asociado a diversas celebraciones primaverales, como la Pascua y el Pésaj. Sin embargo, incluso durante las ocasiones festivas, los huevos pueden provocar intoxicaciones alimentarias (también conocidas como enfermedades trasmitidas por los alimentos). Por ese motivo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) recuerda a los consumidores la importancia de seguir las recomendaciones de seguridad al comprar, almacenar, preparar y servir huevos u otros alimentos que contengan huevo durante sus celebraciones de primavera y el resto del año.


La Salmonella puede encontrarse en el exterior e interior de los huevos que se ven perfectamente normales. Esta bacteria puede producir diarrea, vómitos, calambres abdominales y fiebre. Además, ciertas personas corren un mayor riesgo de contraer una enfermedad grave debido a la Salmonella, como los niños pequeños, los ancianos, las embarazadas y las personas que tienen el sistema inmunológico debilitado (por ejemplo, pacientes y personas que hayan tenido un trasplante, que tengan VIH/sida, cáncer y diabetes). En estas personas, una infección por Salmonella puede pasar de los intestinos al torrente sanguíneo y luego a otras partes del cuerpo, y puede llevar a la muerte a menos que la persona reciba un rápido tratamiento con antibióticos.

Protéjase y proteja a su familia con estos consejos de seguridad alimentaria que ayudan a evitar las intoxicaciones:

Limpie

Use jabón y agua caliente para lavarse las manos y lavar los utensilios, platos y superficies de contacto con los alimentos (incluyendo las tablas de cortar y las encimeras) inmediatamente después de estar en contacto con huevos crudos y alimentos que los contengan. • Deseche los huevos rajados o sucios.

Separe

Nunca permita que los huevos crudos entren en contacto con comida que se consumirá cruda (ni con utensilios que podrían contaminar otros alimentos).

Cocine

Cocine los huevos totalmente, hasta que tanto la clara como la yema estén firmes. Las claras y yemas de huevo cocinadas levemente han causado infecciones por Salmonella.
Los guisos y otros platillos que llevan huevo deben cocinarse a 160° F. Use un termómetro para asegurarse.
Coma los huevos inmediatamente después de cocinarlos. No mantenga los huevos tibios o a temperatura ambiente (entre 40ºF y 140ºF) durante más de 2 horas.
En el caso de las recetas que requieren huevos crudos o ligeramente cocinados (como el aderezo para ensalada César y el helado hecho en casa), considere la posibilidad de usar huevos en su cáscara pasteurizados o productos de huevo pasteurizados.

Refrigere

Compre huevos únicamente si están dentro de un refrigerador en la tienda o se venden en un contenedor refrigerado. Mantener los huevos correctamente refrigerados evita que cualquier bacteria de Salmonella presente dentro o sobre ellos se multiplique o crezca (la cantidad y tamaño de la bacteria incrementa la probabilidad de causar una enfermedad).
En casa, mantenga los huevos refrigerados a 40ºF o menos hasta que los necesite. Para mayor seguridad, use un termómetro de refrigerador.
Refrigere inmediatamente los huevos que no va a consumir y las sobras de comidas que contengan huevo.
Si desea llevar huevos duros o cocidos al colegio o el trabajo, guárdelos con un paquete de gel refrigerante o un cartón de jugo congelado.

Cuando coma fuera de casa

Evite los platillos elaborados en restaurantes que lleven huevo no pasteurizado, huevo crudo o huevo ligeramente cocinado.
Cuando se encuentre en un restaurante, antes de pedir algo que podría contener huevo crudo o ligeramente cocinado (como una salsa holandesa o un aderezo para una ensalada César) pregunte si usan huevos pasteurizados.

Suscribase Newsletter semanal inocuidad

FNL  CARN

 PAN z CON BEB 

Nuevos Productos

 

doehler logo
|